“Hoy repican las campanas del corazón, antes que las de los templos y capillas, porque la fe se lleva primero en el alma. Es la fiesta del “¡Santo del pueblo”, “el médico de los pobres”! Es la fiesta del santo pueblo fiel de Dios, ese que sufre, ama y espera.” 

Son las palabras con las que Su Eminencia Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, dio inicio a la Ceremonia de Beatificación de José Gregorio Hernández, luego de 72 años de que se diera inicio al proceso. 

Congregados este 30 de abril de 2021, la iglesia de San Juan Bautista del colegio La Salle-La Colina en la ciudad de Caracas, fue testigo presencial de la Ceremonia de Beatificación de uno de los más ilustres venezolanos, que viviendo las virtudes cristianas y humanas, atendió el llamado de Jesús a servirle en medio de los más desposeídos. Con una celebración presidida por Mons. Aldo Giordano, Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, y concelebrada por el Cardenal Baltazar Porras, director de la Causa de beatificación y el Cardenal Jorge Urosa, Arzobispo Emérito de Caracas, junto a los Arzobispos y Obispos de Venezuela. 

También estuvo presente la niña Yaxury Solórzano, quien recibió el milagro por intercesión de José Gregorio Hernández, su madre y su hermana; sacerdotes de las Diócesis aledañas a Caracas; familiares del Dr. José Gregorio Hernández y un reducido grupo de médicos, entre los que acompañaron el equipo de médicos tratantes de la niña Yaxury. 

Aunque dentro de la iglesia el número de fieles fue reducido por medidas de bioseguridad, en cada rincón de Venezuela, y en el mundo donde algún venezolano hiciera presencia, allí se vivió este histórico momento donde todos en una sola plegaria dieron gracias a Dios por el regalo de un modelo de servicio entregado. 

Mons. Tulio Ramírez, vicepostulador de la causa de Beatificación, leyó una breve biografía del Médico de los Pobres, para que posteriormente el señor Nuncio leyera las letras apostólicas en las que se nombra como Beato a José Gregorio Hernández, anunciando que la fecha de su celebración será el 26 de octubre. 

En breve fue llevado en procesión por la niña Yaxury, la reliquia de primer grado del ahora Beato José Gregorio, al mismo tiempo que era develada la imagen del Beato con su aureola, la cual es una réplica del mosaico realizado por el artista larense Luis Felipe Mogollón, y que se encuentra en la Diócesis de Trujillo. 

En su homilía, Mons. Aldo recalcó que “El respeto por la dignidad de las personas es un mandamiento divino, y nadie en la tierra puede negar la dignidad ni la libertad. El Dr. Gregorio luchó por el respeto de la dignidad sagrada de la vida, desde el instante de la concepción hasta la muerte natural.” 

Agregó que: “Ahora ya podemos venerar pública y litúrgicamente la imagen del nuevo Beato, d ela misma manera que a la de tres grandes mujeres que lo antecedieron en el honor de los altares: María de San José, Candelaria de San José y Carmen Rendiles; pero a partir de hoy, el Beato José Gregorio ya no pertenece únicamente a los venezolanos, sino que desde Venezuela se dona a la Iglesia Universal y al mundo entero”. 

La celebración fue acompañada por la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, la Orquesta Sinfónica de Venezuela y la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas; las cuales fueron dirigidas por los maestros,  Elisa Vegas, Jesús Pérez Perazzo y Luimar Arismendi. Los cantos en la liturgia dieron un recorrido por piezas musicales compuestas por venezolanos, pasando por los ritmos representativos de las regiones de Venezuela. 

Al finalizar la Eucaristía, el Cardenal Porras dirigió unas palabras, en las que refirió: “Un gesto de envío, de “Iglesia en salida”, para que el Beato José Gregorio Hernández, se haga presente, más cercano a cada una de nuestras comunidades, toma cuerpo en la entrega de estos hermosos relicarios, confeccionados por manos expertas, contentivos de una partecita auténtica de su cuerpo, colocada en lugar visible del mismo, por las manos hacendosas de las Hermanas Siervas de Jesús”. Para posteriormente realizar la entrega a cada Obispo presente de las reliquias en primer grado que serán veneradas en cada una de las jurisdicciones eclesiales de Venezuela. 

“Que esta beatificación, el peregrinar a todos los rincones con la reliquia de nuestro beato, sea la puesta en marcha de la bienaventuranza de los misericordiosos: ‘servir al hombre’”, exhortó el Cardenal. 

Luego Mons. Aldo Giordano concedió la bendición para concluir la Eucaristía. Se espera que en los días posteriores, en las Arqui/Diócesis/Vicariatos se realicen procesiones de las reliquias del Beato José Gregorio, respetando las medidas de bioseguridad, y permitiendo que la mayor cantidad de fieles puedan participar. 

 

01/05/2021 

Por Comisión de Comunicaciones de CONVER